Cómo hacer que tu hijo se divierta con el inglés

Cómo hacer que tu hijo se divierta con el inglés

02 Diciembre 2015
Cómo hacer que tu hijo se divierta con el inglés

Muchos de los padres que traen a sus hijos a aprender inglés con nosotros, nos comentan que querrían contribuir a reforzar el aprendizaje del inglés de sus hijos, pero no saben cómo. A veces es porque ellos mismos no controlan el idioma como quisieran, otras es porque se quedan sin ideas sobre cómo fomentar el uso del inglés con sus hijos, o porque lo convierten en una hora de estudio aburrida de la que sus hijos huyen despavoridos.

Como en muchas cosas en esta vida, lo importante es la actitud: debes mostrar entusiasmo por que tu hijo aprenda inglés, para así transmitírselo a tu hijo. Convierte la hora de inglés en un momento de juegos, diversión, y acercamiento entre padre e hijo. Celebra cada avance que tu hijo haga en su aprendizaje del idioma, y no te preocupes si no empieza a hablarlo inmediatamente; necesitará un tiempo para absorberlo y comenzar a hablarlo por sí solo, pero con constancia e ilusión, lo acabarás viendo hablar inglés.

Entonces, ¿cuáles son las claves para conseguir que tu hijo aprenda inglés divirtiéndose?

 

Establecer una rutina.

Como ya habrás aprendido educando a tu hijo, los niños se sienten más cómodos cuando saben lo que pueden esperar, por lo que hacer determinadas actividades a la misma hora todos los días les ayuda a asimilar conceptos con mayor rapidez, y a esperar con entusiasmo la próxima lección.

Por eso es recomendable que, además de las clases que tu hijo reciba en el colegio o en la academia, se establezca un horario para aprender inglés en casa. Si se trata de niños muy pequeños, conviene tener sesiones cortas y frecuentes, ya que su capacidad de concentración aún es escasa. Conforme vaya creciendo, se puede aumentar la duración, pero recuerda: en todo caso, las actividades a realizar han de ser cortas y variadas.

Unos ejemplos de actividades rutinarias que se pueden hacer en inglés son jugar a juegos en inglés todos los días al salir del colegio, o leer un cuento en inglés antes de dormir. Y si tienes suficiente espacio en casa, puedes crear un rincón del inglés, donde guardes todo lo relacionado con este idioma, como libros, juegos, DVDs, o cosas que tus hijos hayan creado durante la hora del inglés.

 

Jugar a juegos.

El juego es la mejor manera de que tus hijos asimilen conceptos y aprendan, sin ser apenas conscientes de ello. Por tanto, busca siempre la manera de convertir la hora del inglés en un juego.

Ejemplos de juegos que puedes hacer con tus hijos para ayudarles a practicar inglés:

  • Juegos de cartas: Memory, Kim’s game, Snap o Happy Families. Puedes jugar con cartas normales, o incluso con flashcards, tarjetas con vocabulario en inglés.
  • Juegos de acción: como Simón dice, El Escondite...
  • Juegos de mesa: Quién es, Monopoly...
  • Juegos de palabras: El Ahorcado, Adivinanzas...
  • Juegos online: webs como ESL Games+ o Learn English Kids ofrecen una amplia variedad de juegos online para que tus hijos practiquen lo aprendido.

 

Usar situaciones cotidianas.

La ventaja de practicar inglés en casa es que puedes usar situaciones y objetos cotidianos que tengas en casa para practicar el idioma de manera natural. Por ejemplo:

  • Cuando ayudes a tu hijo a vestirse, o cuando estáis haciendo la colada, es un buen momento para practicar vocabulario de ropa (now you can put on your sweater)
  • Practica el vocabulario de juguetes y muebles cuando ayudes a tu hijo a ordenar su cuarto.
  • Enséñale vocabulario de comida cuando estáis haciendo la compra o cocinando. Cuando vayáis al supermercado, dale a tu hijo una lista de cosas a encontrar (utiliza dibujos o palabras dependiendo de su edad). Revisa el vocabulario de nuevo cuando coloquéis la compra en casa.

 

Contar cuentos.

Los niños más pequeños adoran los libros con colores e ilustraciones llamativas. Mirad las ilustraciones juntos y decid las palabras mientras señaláis el dibujo. Después puedes pedirle que señale ciertos objetos (where’s the dog?). Pasado un tiempo anímale a preguntar cosas (what’s that?).

Escuchar cuentos hará que tu hijo se acostumbre a los sonidos y ritmos del inglés. Más adelante, puedes animar a tu hijo a que lea el libro en voz alta, o incluso a que represente lo que ocurre, como en un pequeño teatro.

Para padres que no manejan bien el inglés, los libros de ilustraciones con texto, o incluso locuciones en inglés pueden ser una gran ayuda.

Los cuentos animados son una manera excelente de desarrollar habilidad de escucha y lectura en inglés. Los niños de más edad pueden completar actividades complementarias para reforzar el aprendizaje.

 

Usar canciones.

Las canciones son una manera realmente efectiva de aprender nuevas palabras y mejorar la pronunciación. Prepara una buena lista de reproducción de canciones en inglés que puedas poner a tus hijos a menudo (en el coche, en la ducha…), para que las aprendan mediante la repetición y se familiaricen con determinadas palabras.

Las canciones con acciones son particularmente buenas para niños pequeños, porque les permite participar aunque no sean capaces de cantar la canción. Las acciones normalmente muestran el significado de las palabras de la canción.

 

Enseñar gramática.

Con niños pequeños, no es recomendable dedicar tiempo a enseñar reglas de gramática; es mejor que se acostumbren a escuchar y usar diferentes estructuras gramaticales en el contexto. Escuchar la gramática usada en contexto desde edades muy tempranas permitirá a tu hijo construir frases correctamente cuando sea mayor.

Puede ser muy útil para niños más mayores el enseñar a sus hermanos u otros miembros de su familia. Explicarle la gramática a otra persona ayuda a los niños a comprenderla mejor.

 

¿Qué palabras y frases debo comenzar a enseñarle?.

Ten en cuenta los intereses de tu hijo y su personalidad cuando decidas los temas de los que vais a hablar en inglés. y deja que tu hijo decida. Puedes empezar con estos temas:

  • números
  • colores
  • adjetivos
  • partes del cuerpo
  • juguetes
  • ropa
  • animales
  • comida

También es importante que tu hijo se acostumbre a determinadas expresiones que utilices durante la hora del inglés, como “It’s English time! Let’s sit down. Which song shall we start with today?. Los niños comenzarán por si solos a decir frases como please, thank you, can i have..?, where is? what colour is it? I like...

Ten en cuenta que la repetición es esencial - los niños necesitan oír determinadas palabras o frases muchas veces antes de decirlas ellos mismos.

Lo hagas como lo hagas, lo más importante es que te relajes, te diviertas, y conviertas la hora del inglés en una experiencia agradable para ti y para tu hijo.

CERTIFICACIONES Y
CENTROS ASOCIADOS:
Cambridge
Trinity
Aceia
Fecei
Acade
1980 - 2020 © ENGLISH LANGUAGE INSTITUTE, S.L. Manuel Casana, 11. 41005 Sevilla.
ELI - English Language Institute, es marca propia y se encuentra registrada bajo el Nº 2.849.036 según establece la Ley 17/2001 de 7 de Diciembre