Siguenos en Siguenos en Facebook Siguenos en Instagram Siguenos en youtube
954 64 00 26      elicentral@eli.es
My ELI

Apple Store Google play
Usted está aquí:Inicio»Blog»Consejos para aprender Inglés»Cómo utilizar la improvisación para aprender inglés

Cómo utilizar la improvisación para aprender inglés

Jueves, 09 Febrero 2017 08:10 | Comentar

Es posible que hayas pasado por esto: ya llevas varios años aprendiendo inglés, has pasado varios exámenes, obtenido tus certificaciones, y estudiado horas y horas de gramática. Ahora lo que buscas es algo más, alguna manera de seguir poniendo en práctica todo lo aprendido en clase de inglés, pero alejándote un poco del formato tradicional de clase. ¿Cómo puedes hacerlo?

En ELI te recomendamos que pruebes con la improvisación: es una técnica empleada desde hace siglos en todo tipo de ámbitos, como la interpretación musical o teatral, y creemos que encaja perfectamente también con el aprendizaje de idiomas.

Hoy te daremos unos cuantos consejos para practicar la improvisación en tu aprendizaje de inglés. ¿Estás listo? ¡Vamos allá!

 

Habilidades que has de desarrollar para practicar la improvisación

 

Aprender a improvisar te puede ayudar a salir airoso de numerosos aspectos de tu vida, tanto personal como profesional. Es una habilidad que requiere altas dosis de imaginación, y que nos prepara ante situaciones inesperadas.

Así que, antes de meterte en el mundo de la improvisación, ten en cuenta que mediante su práctica tendrás que aprender a desarrollar las siguientes habilidades:

 

Escucha

 

Un buen improvisador sabe escuchar pacientemente a sus compañeros y al entorno que le rodea, para así ofrecer una respuesta acorde a todo ello.

Puede que la improvisación te parezca un acto impulsivo, pero el verdadero improvisador le dedica tiempo a analizar la situación a la que se enfrenta, y dedicar unos segundos a comprender lo que los demás han dicho, o cómo se mueven o comportan. Implica un buen análisis de comportamiento, empatía e inteligencia emocional.

 

Aceptación

 

Durante la improvisación, todas las personas que participan en ella deben hacer suya la “regla del sí”: cualquier situación que se presente es posible, y todos deben aceptarla. Iría en contra de las reglas del juego si alguien de repente se negara a seguir adelante con un aspecto concreto de la improvisación.

Aceptar cualquier situación que sobrevenga te puede ayudar a enfrentarte a tus miedos e inseguridades, y salir reforzado tras enfrentarlas durante la improvisación. Y en un entorno como este, todos los participantes se sienten cómodos haciendo sus propias propuestas, pues ninguna de ellas será rechazada. Y todos los errores se acogen como posibilidades de mejora.

 

Imaginación

 

Formar parte de una práctica de improvisación requiere recordar al niño que todos llevamos dentro, y poner en práctica nuestra imaginación, la cual quizá ande algo atrofiada tras tantos años sin usarla.

En el contexto de la improvisación, la imaginación nos ayuda a reaccionar ante las circunstancias dadas, uniendo y relacionando los conceptos que se nos presentan, mediante asociaciones que a veces no son del todo evidentes.

Un ejemplo de dinámica que fomenta la imaginación sería el proponer a los asistentes que se inventen su propia empresa a través de tres palabras escogidas al azar. Y aunque las palabras no tengan absolutamente nada que ver, cuando sometes a alguien imaginativo a realizar este ejercicio, surgen ideas asombrosas.

 

Espontaneidad

 

El buen improvisador procura que pase el menor lapso de tiempo posible entre la escucha y la reacción, actuando conforme le dictan sus instintos, sin que exista censura alguna sobre su comportamiento, ni en el plano consciente ni en el inconsciente.

Esto implica que, si te encuentras durante una práctica de improvisación, y el cuerpo te pide tirarte al suelo, lo haces. No te lo piensas; es la reacción que primero se te ocurre tras analizar tu entorno, y sin más análisis, te lanzas a hacerlo.

Esto no está reñido con la capacidad del improvisador para escuchar y analizar el entorno que le rodea. Lo primero es escuchar, y el siguiente paso es reaccionar a ello, sin que haya ninguna limitación ni pensamiento entre ambas acciones.

 

Consejos para mejorar tu inglés con la improvisación

 

Probablemente ahora estés pensando: sí, eso de la improvisación suena bien, pero ¿cómo puedo aplicarla para mejorar mi nivel de inglés?

Tienes tres maneras al alcance de tu mano para poner en práctica la improvisación y el aprendizaje del inglés, y son:

 

1ª: Mira comedia improvisada en televisión

 

En Estados Unidos y Reino Unido existen algunos programas de comedia improvisada, en los que diversos actores realizan en vivo pequeños sketches cómicos totalmente improvisados. Ver estos programas te puede dar una pequeña idea de en qué consiste la improvisación, y así tomar ideas para cuando tu la lleves a la práctica.

Los programas más populares de comedia improvisada son Saturday Night Live y Whose Line is it Anyway. Viéndolos mejorarás a la vez tu inglés y tu capacidad de improvisación.

 

Practica improvisación en tu vida diaria

 

Hay numerosos momentos de tu vida en los que puedes poner en práctica tus habilidades improvisatorias: conversando con alguien en transporte público, pidiendo comida en un restaurante, hablando con un colega en el trabajo…

Puede que pienses que es difícil improvisar si lo que quieres es hacerlo en inglés, pero piensa de nuevo: ¿cuántos estudiantes americanos de Erasmus hay por tu ciudad? ¿no tienes algún amigo angloparlante con quien practicar? Entablar una conversación con uno de ellos ya es un acto de improvisación, así que no te avergüences, ¡y practica!

 

Apúntate a clases de improvisación

 

Obviamente, lo mejor para poner en práctica tu improvisación y mejorar tu nivel de inglés es apuntarte a una clase de improvisación en ese idioma. En una clase como esa, encontrarás a personas con tus mismas inquietudes, todos expectantes por encontrar un nuevo método para perfeccionar el inglés sin sentiros agobiados por exámenes o ejercicios.

En clases de inglés improvisado, lo primero que se hace es establecer las reglas y juegos de la improvisación, y a continuación se van realizando las actividades, que suelen ser bastante rápidas, con una media de duración de unos 3 minutos.

Como hemos dicho, en estas actividades los asistentes elaboran una escena a partir de una única frase, por lo que todos los componentes del equipo deben escuchar, trabajar en equipo y resolver la situación.

Estos ejercicios se hacen en un ambiente de confianza y de tolerancia total a los errores, por lo que son ideales para personas que les cuesta comunicarse, por vergüenza o falta de práctica.

  


 

¿Te interesa la improvisación? ¿Te gustaría aprender a improvisar a la vez que mejoras tu nivel de inglés? Pues ya puedes apuntarte a nuestro curso de improvisación, que tendrá lugar todos los viernes del mes de Marzo en nuestro centro de Nervión. Puedes preguntar por toda la información y matricularte en este enlace. ¡Te esperamos!

Deja un comentario


Este formulario es para expresar tu opnión con respecto a este post, para cualquier otra consulta: Contactar con Eli